El legado de los guaraníes

Departamento de Prensa.

La relación entre el fútbol costarricense y el paraguayo ha sido algo escasa a través de los años, tanto en la relación de juegos internacionales de clubes y de selecciones como del mismo intercambio de futbolistas ticos y guaraníes entre ambas ligas; no obstante, los paraguayos que llegaron a jugar en la categoría mayor de nuestro país brindaron siempre cosas interesantes a nuestro fútbol, el caso más reciente lo ejemplifica el actual goleador generaleño Lauro Cazal.
Fue en 1973 cuando llegó el primer jugador paraguayo al fútbol costarricense, su nombre Alfonso Obregón, de actuación en el balompié ecuatoriano y paraguayo principalmente, el delantero llegó con varias expectativas al certamen, pero se marchó sin pena ni gloria, tras jugar solo cinco partidos anotó únicamente un gol.
En 1978 llega el segundo jugador paraguayo a territorio tico, Gerardo Laterza, quien hasta ahora ostenta el registro de mejor artillero guaraní en suelo nacional con 10 concreciones, todas con el Deportivo Saprissa entre 1978 y 1979, por mucho el más regular ya que estuvo presente en 58 juegos del cuadro morado en esos dos campeonatos. Ya en la década de los 80, el Saprissa vuelve a confiar en atacantes paraguayos y firma los servicios de Javier Araujo, se marchó con siete goles y 22 duelos al final de la temporada.
El último paraguayo antes del generaleño Cazal, fue Alides Sosa, traído en la temporada 1998-99 junto al entrenador uruguayo Pedro Cubillas en un proyecto que al final duró por parte del Cartaginés, se despidió del fútbol costarricense con 33 juegos y cinco goles como su aporte a la causa blanquiazul.
Con la llegada de Cazal, se aumentó a cinco el número de jugadores de ese país sudamericano en jugar en Costa Rica, el generaleño está por romper la marca de los 10 goles concretados por Laterza hace prácticamente tres décadas, sería de esa forma, el hombre récord de los paraguayos en suelo tico.
Fuente: Estadísticas UNAFUT
Compartir

Relacionados

Leave us a reply